Estos son los últimos coletazos del hipsterismo malasañero