Ha sido duro dejar a Pepe y Lucía pero esto de viajar sin niños es un lujo