Bea y Rodri, los solucionadores: la pareja fogosa ya no lo es gracias a ellos