Fernando Jaso lo peta en la firma de su primer libro