Los futbolistas que fueran a jugar a EEUU necesitarían 6 días para recuperarse totalmente del ‘jet lag’