Rubén Errebeene y sus amigos se convierten en los pajes del Rey Baltasar